jueves, 4 de septiembre de 2008

Frío Negro

Joder, te quería … te quería un montón. Cuando te llamábamos por teléfono: algún día del mes de enero, por tu cumpleaños, por navidades … cuando te visitábamos en esos horribles pueblos de Toledo sacados de “Pedro Páramo”. Eras mi familia. Eres mi familia.

Nos has dejado un poquito más solos.

No me gustan las elegías. La gente es buena o mala en vida y lo único que hace la muerte es cerrar la carrera, telón de fondo. Nada más. Ni dignifica ni envilece.

Cuando caían esas nevadas implacables de la planicie castellana sobre tu pueblo nos comentabas que hacía “un frío negro”. Entre risas te preguntábamos qué era eso de un frío negro. Que el frío es blanco como la nieve, como el hielo … pero el otro día, el día 20 de agosto a eso de las cinco de la tarde (como el canto lorquiano) entendí el significado de una metáfora digna del poeta granadino: el frío negro era verte tendido en la cama. El frío negro era ver tu cuerpo estirado en esa puta cama 441 que nunca mereció que tú te fueras allí.

Sin hacer nada hiciste más por mí de lo que nunca sabrás. Y por Elena. Y por mamá.
Durante esa semana de agonía postrado, durante esa tarde del día 20 en la que paró de funcionar un cuerpo que en parte lo hacía empujado por nosotros, empujado por el nuestro, durante esos siete días te dije al oído unas cuantas veces que te quería.

Lo que te digo ahora, como cantaban Los Rodríguez, es "... que te sigo debiendo todavía una canción de amor … " Estás aquí, así que no te digo más, que ya lo sabes todo…

4 comentarios:

oveja negra dijo...

Aunque estoy deacuerdo en que, cdo te vas, es un capítulo que se cierra, pienso que tus actos si prevalecen en la memoria de la gente que te conocio.

Para mi, lo mejor, es borrar lo malo y quedarte solo con lo bueno.La gente que he querido y que ya no esta, vive en mis recuerdos, en los buenos recuerdos.

La muerte, al igual que la vida, es injusta pero hay que convivir con ella.

Ya veras como, con el tiempo, dejas de sentir ese frio negro...

Anónimo dijo...

Es un gran recuerdo y una gran frase.
Un libro que leí hace tiempo conjeturaba con un infierno frío, helado y oscuro, y no caluroso al extremo. Es en estos momentos cuando espero que de verdad exista otro lugar, templado y luminoso, desde donde tu tío pueda sentir todo el cariño que revela tu escrito.
Un abrazo enorme de parte de los dos
Sinclair

Fidelio dijo...

Gracias a las dos. Es un sentimiento extraño. Siento muchísimo respeto por él, por lo que tuvo que pasar … en fin, que en el texto decía que la muerte no dignifica pero ahora mismo no estoy tan seguro.
Sois de las dos personas más importantes en mi vida, lo arropado que me he sentido por vosotros no tiene precio …

Sinclair: Gracias por seguir siendo ese diamante del que un día hablé en este blog
Oveja Negra: Gracias por llorar conmigo, por ese abrazo delante de la cama del hospital, … por todo lo que ya sabes …

Cinephilus dijo...

Siento llegar tan tarde... Pero espero que esa tardanza no le reste ni un apice de carinho al que aqui intento mandarte. Y mandaros.
Te entiendo mejor de lo que este teclado que ni siquiera puedo cambiar al modo espanhol me permite mostrar...
Un abrazo inmenso