lunes, 8 de diciembre de 2008

¿A quién le importa? A quien le importe

Lunes festivo, bastante raro. Son casi las diez y no tengo nada de sueño ... creo que esta noche me acostaré tarde. Mañana hay que ir a la oficina pero bueno ... Apatía, my dear friend.
La verdad es que me gusta verme así, sentado en el sillón, con el portatil apoyado en las rodillas, escribiendo esto. Aunque parezca algo trivial, he luchado mucho para poder estar así. No soy un hombre de grandes ambiciones económicas, me basta con tener lo suficiente para salir a cenar de vez en cuando, comprarme algún que otro libro y ropa. Poco más.

Clara está en Nueva York. Pasará allí la semana. Cosas del curro. Estaré toda esta semana de Rodríguez.

Esto de escribir un blog, de contar tus cosas para que otros las lean, tiene un punto de absurdo que supongo nunca nos planteamos del todo. Ni yo soy tan importante como para que mis pensamientos puedan importar a nadie, ni la gente es tan importante como para que sus opiniones me puedan importar a mí. Al final la comunicación que realmente me importa se establece entre contadas personas. La verdad es que, como no tengo una audiencia masiva, supongo que un alto porcentaje de los que leen este tipo de cosas están dentro de ese grupo.

Las cosas son así, supongo. Me viene a la cabeza una frase sacada de una canción de The Seahorses que dice " ... I dont belive in the wars we fight just to prove how real we are ...". Desde que escuché por primera vez esa canción supe que habían dado en el clavo. Todas esas guerras de pacotilla en la oficina, todas esas mezquinas formas de situarte por encima para sentirte por encima ... todo esa mierda no me gusta nada. No necesito definirme CONTRA los demás. Cuando te das cuenta de que convertirse en un estereotipo para ti mismo es una forma de aliviar el VACÍO ... entonces decides no jugar a su juego ... ahora vamos a jugar al mío ... y veremos a ver qué tal va ...

Digamos que cambian las cosas, digamos que todo encaja. ¿Tendría algún sentido?

ESCRITURA AUTOMÁTICA (Experimento Pseudopoético)

Estando encerrado, en medio de campo, descubrí que pienso desde siempre en ti. La parte que se llena de sangre es siempre la primera en pudrirse y no dividiré mis sueños por un simple café. Cuando el parque, todo el parque, cante mi nombre, sólo entonces, estimado amigo, descubrirás lo que se esconde en la hoja del caracol. No esperes alegrías de plastico ni fantasmas que se muden de casa. Las rosas, tengo muchas rosas, vivirán siempre mientras se congele sólo la raiz. No es cuestión de tiempo, ni de gusto ... siquiera de color. Autores más viejos ya lo han explicado alguna vez: la anátomía está muy por encima de la filosofía.
Si tuviera un dedo más, sólo uno, podría hacer que girara todo. Pero, a mí pesar, no encuentro nada amarillo que se pueda llamar 'sol'.
Si el frío pesara tendría lo que busco. Pero caminas despacio mientras la luz, toda la luz, te da en la cara. No busques entre las rocas. No estoy tan vivo como para eso.

4 comentarios:

Rantam dijo...

La verdad es que lo del experimento de escritura automática ha quedado curioso. Y cuidado con eso que en ciertos círculos es catalogado como arte :)

¿Cómo lo has hecho?¿símplemente eligiendo palabras "al azar" según venían a tu cabeza? Ya asumo que luego te has preocupado que formaran frases de una manera ortodoxa.

Un saludo

Fidelio dijo...

... pues no es exactamente 'al azar' ... pero siempre me ha parecido interesante esa forma de escribir ... sin flipar ni nada ... pero interesante ...

oveja negra dijo...

Nueva estetica!!

Je je parece una mezcla entre "buscando a nemo" y el fish club...

Uff las guerras de oficina traspasan oceanos y continentes, paciencia, ironia y dosis de sarcasmo, en fin, a jugar!

Anónimo dijo...

Solo tengo unos minutos a la semana para ver Internet. Me ha gustado mucho tu experimento, me alegro de haberlos aprovechado bien. Un besazo rapidísimo, ¡qué llora!

Sinclair