lunes, 7 de abril de 2008

Un día en las carreras (de Karting)

Un par de horas. Tan sólo un par de horas para dar una patada en el culo a esta pandilla de malos pilotos que me acompañan. Charlotte y Clara son demasiado fashion para hacerme sombra, Jorge es un padre que tiene que tener cierto respeto a las consecuencias de un, Dios no lo quiera, grave accidente … y Jaime … Jaime, ese es mi verdadero rival. Entrenado en esto de los ‘Kars’ más que yo, además juega a esos videojuegos sobre coches de la década de los cincuenta … y lee libros sobre F1 … ¿Recuerdas que en Londres compramos uno? … J eje je … lo llevas claro chaval.

Llegamos al circuito. Las previsiones dicen que en la próxima hora no va a llover … y aunque lo hiciera me daría igual: el circuito está cubierto, muy cubierto.
Nos registramos. Yo soy, por supuesto, Tito Pullo. En la hoja de registros aparezco como MORE … ¿Qué coño significa MORE? … ¿Conde MORE? … Parece que mi equipo está haciendo de las suyas… prefieren a Jaime, lo sé. Desde que dejé Renault todo han sido trampas y juego sucio. La temporada que viene me replantearé mi futuro. Ahora es ya demasiado tarde.

Quince minutos para salir. Otra trampa más. Mi mono me queda pequeño. MUY pequeño… además, y esto resulta menos sorprendente, el casco me queda pequeño … todos son problemas para un piloto como yo. Clara lleva el pelo en una redecilla por detrás del casco que hace que parezca Maria Antonieta versión 2.0 … y Jorge, qué decir de Jorge …

Me subo a mi coche. Decido poner neumáticos duros para evitar el riesgo de blistering y modificar ligeramente el alerón trasero para dotar de más carga aerodinámica a mi monoplaza. Además, creo que lo mejor sería ir a dos paradas y salir bastante cargado de combustible. Si tienes en cuenta que por cada 100 kilos pierdo tres milésimas por vuelta y que el reglaje de los frenos traseros sufrió bastante en los entrenamientos del viernes, parece una decisión obvia.

Se lo comento al tipo de los Kars.
Se rie de mí.

Me subo con lo puesto (a la mierda los retoques) y salgo a pista junto con los otros 14 pilotos. Me hostio en la primera curva. Una buena. Flipo bastante de que no salga ningún “Seifticar” ni nada que se le parezca… sólo yo dando vueltas sobre mi propio eje. Pero he aprendido la lección. En la siguiente curva me tiro literalmente entre el piloto de adelante y la pared de la curva. Me hostio de nuevo. Empiezo a pillarle el gustillo a esto de golpearse con el coche y que no pase nada. Pero he aprendido la lección. Esta vez sí. La siguiente chicane la tomo completamente subido a los pianos (yo los llamo pianos, qué pasa) con lo que consigo una trazada bestial. Salgo a la recta de meta dándolo todo. Piso a tope el acelerador. En nuestra jerga “le doy gas”. Llego a la primera curva de nuevo. En la que me hostié (por primera vez). Apuro demasiado la frenada (por lo del blistering dichoso) y … me como al piloto número 23 … ¿quién será? … el caso es que me resulta familiar (ese casco pequeñito, ese forma tan chula de conducir … ESA REDECILLA!!!) ¡Madre de Dios! Creo que me he estampado contra Clara …

Desde ese momento todo es un sin-vivir. ¿Cómo estará? ¿Habré dañado su alerón? Lo sigo dando todo pero con una nube gris sobre mi cabeza. No puedo competir al más alto nivel con este comezón. Así pasa.

Resultados finales: Jaime consigue el mejor tiempo. Como siempre. El señor perfecto representa su papel a las mil maravillas.

Cena pantagruélica en el Chao y de vuelta a casa.

Échale la culpa al blistering.

3 comentarios:

oveja negra dijo...

MAMONAZO!!! al final reconoces que fuiste tu!! del detalle de la redecilla no me habias dicho nada...mi venganza sera terrible y no sera en la pista...sera en u terreno que domine...

En fin pues a mi, en contra de todo pronostico, no me gusto, le gente va super flipada y te embiste sin ninguna razon ( tu entre ellos...) y digo yo que son unos kars no los coches de choque.

Asi que quede en la última posición...pero no me importa en la vida real, con un coche real, te sigo dando mil vueltas alonso de palo! ;-)

Tygogal dijo...

See Please Here

Rantam dijo...

Anda que no me he reido leyendo esto. Muy bueno :)

Por cierto, eso de usar el kart a modo de ariete no debe estar muy de acuerdo con las normas de la FIA. Creo que vamos a tener que llamarte 'el hermanísimo', como llamaban en la tele a Ralf Schumacher.

Lo de Oveja negra si que me extrañó mucho. Considerando el carácter que tiene no esperaba que el empujón de algún quinceañero flipado (y en ello incluyo a Fidelio) no le hiciera reaccionar justo de la manera contraria.

En cualquier caso, no te lo tomes a mal. En la mayoría de los casos esos toques se deben a la inexperiencia, el exceso de adrenalina o a un ansia de superación que deja un poco al margen el resto. O a una combinación de todo ello. De nuevo, me remito al ejemplo de Fidelio x-D

Es mejor olvidarse de esos 'lances de carrera'(como diría aquel) y concentrarse en lo que uno mismo está haciendo. Al fin y al cabo esto de los kart son contrarelojes, no carreras entre pilotos.

Y para la próxima, Fidelio: no hace mejor tiempo el que más tarde frena, sino el que más rápido toma las curvas.

Se puede explicar con números de manera muy sencilla, así que ya te lo contaré.

Y aunque parezca mentira para aprender eso y otras muchas cosas he tenido que leerlo...

La cena muy bien, por cierto. Lástima que tuvieramos una baja durante la carrera. En fin, la próxima vez irá mejor la cosa.

pd. Por cierto mentecato: solo he ido en otra ocasión además de en esta. Pero estaré encantado de volver con vosotros cuando querais :)