viernes, 7 de diciembre de 2007

Poliedros

“Un poliedro es un cuerpo geométrico espacial cuyas caras se componen de una cantidad finita de polígonos planos que encierran un volumen finito y no nulo”

A veces las relaciones entre las personas tienen varias caras. Varias formas de ser abordadas. De la luna, por ejemplo, sólo vemos una. Siempre. Una cara que se nos muestra plena, menguante, creciente o nueva (entonces no se nos muestra). Muchas formas de verla. Pero una única cara. La otra permanece oculta.

Con las personas, por el contrario, mi sensación es que hay millones de caras. Para los iniciados en matemáticas no será complicado entender que un poliedro regular con millones de lados es algo parecido a una esfera. Parecido pero no igual.

Esos millones de caras son los que hacen fascinantes determinadas relaciones, determinadas charlas, determinados encuentros. A veces con el día a día pierdes la vista de todas esas caras, de todos esos ángulos que los seres humanos verdaderamente especiales presentan. Te centras en las caras más habituales. Aunque mucho de lo que sientes por esa persona se basa en esas caras que redescubres en momentos de intimidad como el de ayer.

Empezó el día con una visita a la exposición “Pompeya y Herculano”. Interesante sin màs. Nada espectacular … aunque dudo que esté entre sus objetivos.

Después, y en un café precioso, tuvo lugar una de esas conversaciones en las que se descubren lados, caras y ángulos. Una charla en la que, poco a poco fuimos entrando en la forma de ser del otro. En todos nuestros lados.

Somos especiales.

Tras una comida divertida y una siesta plácida ... cené con David. Hablamos y hablamos. De creatividad. De lo que hay que hacer. De lo que no hay que hacer. De qué significa crecer. De qué buscamos.

El “Public” es un sitio especial.
Muy New-York.
Sofisticado.

Un buen día. Dos charlas muy especiales. Afortunado con A mayuscula. Mi vida se parece mucho a lo que quiero que se parezca.

Las relaciones, los poliedros. Varias formas de enfocarlas. Un conjunto con muchos lados.
Gracias por mostraros y por mostrarme

2 comentarios:

oveja negra dijo...

Supongo que es cierto lo de las mil y una caras, que cuando piensas conocer plenamente a una persona esta completa un ciclo de nueva a llena y descubres algo nuevo, o algo viejo que a estado oculto mucho tiempo, nunca se sabe.

El problema con esto de las caras es que, en general, poca gente se ,muestra como tal.

Vivimos en la epoca de lo falso, de lo hipocrita, silicona en el cuerpo y falsedad en el alma.

Es complicado conocer la verdadera cara de la gente.

Una conversación enriquecedora con una de las pocas personas que cuando muestra una cara, es la verdadera.

Fidelio dijo...

... Querida Oveja Negra ... yo creo que esa es la gente que merece la pena ... por lo demás, la gente que es así, es así ... sin más ... es una suerte porque das mucho ... y eso es lo importante.